9 cosas que mi perro debe saber

Hace unos años llegó un ser que, ahora, es muy especial para mí y mi familia. Con el paso de los años hemos tenido bastantes aprendizajes a su lado y puedo pensar que él también ha aprendido de nosotros.

Sí, claro que estoy hablando de mi perro y escribe una persona que, tiempo atrás, no se hubiera imaginado convivir con un canino. Estaba negada totalmente a tener uno en casa porque no me gustaban.

Unsplash

Hoy lo amo a mi vida. Nunca me pensé que pudiera tener ese impacto en mí, me ha sensibilizado y he cambiado mucho, por eso me gustaría decirle lo siguiente:

Te puede interesar: Carta A Mi Perro Perdido

  • Cuando te vi en la casa por primera vez, no sabía qué hacer contigo. Yo no estaba de acuerdo con tu llegada y supuestamente solo estarías por unos días, después te llevaríamos a casa de los que, ahora, son tus abuelitos. 
  • Me quise hacer la fuerte cuando nuestras miradas se cruzaron, tu ojitos tocaron mi corazón y no quería permitir que ese sentimiento cambiara mi decisión. 
Unsplash
  • Cuando era un hecho que te quedabas en casa, me emocioné mucho cuando fuimos a comprar tus cosas. Todo era nuevo para mí, creo que para toda la familia, pero no veía que los demás se emocionaran tanto como yo.
  • Nos tocó pasar todas las mañanas juntos porque tus hermanas estaban en la escuela y tu papá en el trabajo. Durante ese tiempo nos conocimos y supe que eras especial.
  • Me hiciste enojar muchas veces, rompiste mis cosas y mordiste mis muebles. Nos costó mucho trabajo educarte y me desesperé muchísimo, hasta el punto en el que pensé en acomodarte con otra familia.

Te puede interesar: Manual Para Enamorar A Tu Mamá Humana

  • Ya que la decisión estaba tomada, algo sucedió en mí. Ahí entendí cuánto te amaba, no iba a tener el corazón de entregar tus cosas, la incertidumbre de no saber si te cuidaban bien me mataría y lo principal, no hubiera soportado saber que tú estarías triste.
Unsplash
  • Gracias a ti he aprendido a ser paciente, ahora sé que no puedo vivir sin ti, que es un placer compartir mi vida contigo y que tengo la dicha de hacerte feliz cada día.
  • Tenerte en casa me hace sentir plena, contenta y segura. Eres un sinónimo de lealtad, sé que tú papá y tus hermanas piensan lo mismo, todos te amamos.
  • Por último, te quiero dar las gracias por existir elegirme como tu mamá, nunca pensé en tener un perrhijo. Pero ahora que lo tengo, soy inmensamente feliz.

No sé si algún día mi perro sepa de este texto, pero si no es así no hay problema, cada día le expreso mis sentimientos y me atrevo a asegurar que me entiende perfecto.

Anterior

Walmart y Purina donan un año de alimento para perros para fomentar la adopción

Siguiente

¿Cómo le puedes dar un masaje a tu perro?