Pablo Peña

Pablo Peña

Podrías imaginar estar encerrado por horas dentro de un auto sin agua, sin comida y con un calor extremo que te haga romper la ventana, o quedarte una semana en casa sin poder salir a caminar o continuar con tu rutina diaria? Ese lugar que pareciera ser nuestro dulce hogar,