Cómo cuidar la nariz de mi perro

Por: Lidia Rodríguez

Muchas veces creemos que el hecho de que la nariz de nuestro perrhijo esté reseca, es sinónimo de enfermedad, y aunque sí sirve como señal para saberlo, la respuesta es no.
Existen varias razones por las que nuestro perrito podría tener la nariz seca y a veces no tiene nada que ver con su estado de salud.

Su pequeña nariz puede que esté seca simplemente porque estuvo un buen rato tumbado panza arriba bajo el sol aunque todo el tiempo haya tenido a su alcance agua fresca y limpia; no solo los humanos podemos quemarnos en un día de playa, los perros también son candidatos a sufrir la parte más ruda del sol y, si vigiláramos a nuestros consentidos las 24 horas del día, nos daríamos cuenta de que su nariz puede pasar de húmeda a seca varias veces al día.

Hay que tener mucho cuidado y prestarles la atención debida a nuestros peludos ante cualquier anomalía que notemos en ellos. Si la nariz de tu perro está agrietada, tiene costras o llagas, o si produce una mucosidad espumosa, espesa, amarilla, verde o incluso negra, debes llevarlo inmediatamente al veterinario para una revisión; sin importar el tamaño o el color, todos los perros pueden sufrir lesiones, pero nada está perdido si se tratan adecuadamente y a tiempo.

Es muy importante proteger a nuestros peludos, ya que lamentablemente la tendencia a que padezcan quemaduras solares es alta, sobretodo cuando se trata de perritos con narices pálidas o rosadas y aunque no lo queremos, a veces, éstas podrían dar lugar a cáncer de piel.

Unsplash

A continuación te daré algunos consejos a seguir para evitar quemaduras cuando lo saques de paseo:

Cuida la nariz de tu amigo peludo de las excesivas horas de sol, en especial a la hora que pega más fuerte, que es al medio día. Para prevenir problemas en la piel así como evitar golpes de calor, lo ideal es sacarlo a pasear a primera y última hora del día y siempre llevar agua fresca y limpia. De 9 de la mañana a 3 de la tarde tus perrhijos deben estar resguardados del sol.También te recomendamos que si lo sacas a pasear a esa hora, le pongas protector solar para protegerlo, claro, consultando antes a su veterinario para que te recomiende el mejor, la forma y en qué zonas aplicarlo y no para que salgas de una y entres a otra.

Nunca te confíes de un día nublado, el sol sigue estando presente y sus rayos no dejan de ser agresivos.
No nos olvidemos sus patitas que también se pueden quemar al estar muy caliente el piso, y si tu perrito se lame sus almohadillas, no dudes en hacer una visita al veterinario para que chequen si no tiene alguna quemadura o herida.

Si bien es verdad, ellos están mejor equipados que nosotros los humanos contra los efectos del sol gracias a su pelaje, y si crees que rapándolo estará más fresco, lo dejarás indefenso frente a los rayos solares, lo mejor que puedes hacer es pedir que le den una despuntadita para que lleve una carga más ligera en el calor siempre cuidando no dejar expuesta su piel. Hay que tener un mayor cuidado cuando se trata de perritos con piel clara (rosita), pelo claro o corto como los dálmatas, pitbulls, staffordshire, bull terriers, bóxers y whippets.

Si tu perrito tiene que ser o fue afeitado para un procedimiento quirúrgico, al sacarlo a pasear considera la ropa de protección como la lycra, que se adapte a tu peludo y no se sienta incomodo al mismo tiempo que se está protegiendo la zona delicada.

Anterior

Sentimos más empatía por un perro que por una persona

Siguiente

Por qué mi perro se sacude después de abrazarlo