Vivimos en la calle y vagamos juntos

Nuestra vida no es nada fácil, pasamos hambre, nunca sabemos en dónde nos agarrará la noche o la lluvia, si tendremos algo de dinero o nada, de lo que sí estamos seguros es de que, sin importar la situación, estaremos juntos.

Creo que me llamo “Muchacho”, desde que mi humano me conoció así me dijo y decidí adoptar el nombre, yo no tengo idea de cuál es el suyo, pero no ha sido necesario, con eso de que los perros no hablan…

Unsplash

Lo conozco desde que tengo memoria, recuerdo que yo estaba en una caja al lado de un bote de basura, no sé si solo me abandonaron a mí o tuve más hermanitos. Lo único que permanece en mi memoria es que mi humano quitó una hoja de periódico que cubría la caja y nuestras miradas se encontraron.

Él me vio con una expresión de compasión, sostuvo la caja en sus manos y empezó a caminar sin rumbo, yo estaba muy confundido porque no tenía idea de adónde iríamos, pero no podía hacer nada, así que solo cerré mis ojitos y me quedé dormido.

Esa caja fue mi cama durante varios días, hasta que una tormenta la destruyó, desde ese momento diario hemos improvisado cama, no solo para mí, si no para mi humano también y cuando no tenemos suerte no queda más que dormir en el suelo.

Unsplash

Ambos fuimos olvidados o abandonados por nuestras familias, supongo que fueron unas razones muy importantes para decidir dejarnos a la suerte.

No me molesta la vida que me tocó vivir, tengo a alguien a mi lado que me cuida, me ama, está al pendiente de mí y me atiende a sus posibilidades.

Yo le correspondo con el mismo cariño, lo escucho a diario cuando me cuenta los recuerdos que tiene de su familia y lo abrazo cuando las lágrimas ruedan por su cara.

Unsplash

Veo que hay perros que tienen otras vidas que parecen más tranquilas, van con sus humanos caminando por las calles, sonríen todo el tiempo, tienen juguetes y les ofrecen premios constantemente.

La verdad hay veces que me gustaría saber qué se siente tener una vida así, pero por algo ese no fue mi destino.

La vida en la calle es muy dura, hay días buenos y hay otros en los que piensas que será el último día de tu vida. La gente no siempre es buena con nosotros y nos agrede.

Mi motivación es saber que hay alguien que está feliz por mi compañía, que me quiere a su lado y que lo demuestre cada día. 

Anterior

Todo lo que debes saber de los Schnauzers

Siguiente

El segundo Pet Film Festival Tepoztlán ya está en camino, prepárense.

1 Comentario

  1. Héctor
    mayo 20, 2019, 9:27 pm — Responder

    Por favor no indiquen dónde está, no faltará la estupida organización “pro-animal” que intente quitárselo según por maltrataron
    Procuren mejor ayudar a la persona

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *