Cuando le regalé un perro a mi mejor amiga

Te puede interesar:

¿Algunas vez han sentido que dieron el mejor regalo de la vida a alguien? Yo lo experimenté hace unas semanas y es emocionante ver a una persona que amas tanto sonreír todos los días y saber que fuiste participe de esa felicidad.

Mi amiga se llama Sofía, tenemos quince años de conocernos y desde la primera vez que nos vimos supimos que teníamos una conexión muy fuerte, hoy nos podemos llamar mejores amigas o incluso hermanas.

En la mayoría de nuestras pláticas me contaba de la gran ilusión de tener un perro, pero le había sido posible cumplirla. Ella vivía con sus padres y por el espacio no la dejaban llevar una mascota a su casa.

Unsplash

Decidí hacerle un regalo porque hace unos días se fue a vivir sola y sentí que necesitaría compañía, la verdad no estaba segura de que un perro fuera una buena opción, así que le pregunté muy sutilmente si creía que tener una mascota, en este punto de su vida, le vendría bien.

Te puede interesar: Nunca Me Hubiera Perdonado Separarme De Ti

Ella me dijo que sí, que pronto adoptaría uno, así que era momento de llevar a acabo mi plan. Fui a adoptar a un hermoso perrito de dos años, su mirada me indicó que él era ideal.

Unsplash

Ese mismo día llegué a casa de Sofía con el pequeño en mis brazos, su cara fue todo un poema, inmediatamente intuyó que era para ella. Se le llenaron los ojos de lágrimas y dio unos pequeños brincos de emoción. 

Se lo entregué y lo abrazó con mucho cuidado, me volteó a ver con una mirada agradecida, no podía hablar. Cuando recuperó al aliento le dijo al perro que su nombre sería Luke, que ese nombre lo había pensado desde niña para cuando tuviera uno.

Te puede interesar: Razones Por Las Que Amo A Mi Mamá Humana

Fue una escena muy emotiva, se tiró al piso para jugar con su nuevo amigo, Luke estaba muy contento y emocionado, también jugaba con ella. Después de unos minutos me pidió que me quedara un rato con él para que fuera a comprarle lo necesario y salió de inmediato.

Unsplash

No tardó mucho, regresó con tres bolsas con comida, cobijas, platos y juguetes dentro de ellas. Mi amiga estaba transformada, fue en ese momento cuando comprobé que los perros cambian a las personas, que despiertan sentimientos inimaginables. 

Con el paso de los días también me di cuenta de que los perros son la mejor compañía para el ser humano, se complementan de una manera inexplicable y funcional. Están destinados a ser felices juntos. 

En fin, le regalé a mi mejor amiga la felicidad en cuatro patas.

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

762,322FansMe gusta
5,485SeguidoresSeguir
4,096SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares

Si tu perro se lame la nariz es porque te está haciendo una seña “grosera”

  No hay nada más tierno que un perrhijo lamiéndose los bigotes, bueno tal vez cuando duermen, pero aún así esta reacción de nuestros perrhijos...

Razones por las que amo a mi mamá humana

Desde que vi a aquella señora cuando yo todavía estaba en una caja de cartón con mis hermanitos supe que estábamos destinados...

Perros callejeros en tiempos de COVID-19

Como ya hemos mencionado en textos anteriores, los perros también están siendo víctimas de las medidas que se han establecido debido a...