Los perrhijos: la nueva rama del árbol genealógico

Te puede interesar:

- Advertisement -
- Advertisement -

Los tiempos cambian y con ello, la forma de vivir se acomoda a las necesidades y oportunidades que cada uno va adquiriendo. Por ellos, los perrhijos se han vuelto parte de nuestro árbol genealógico y aquí te explicamos las razones.

Actualmente, ya no llevamos el mismo estilo de vida de las generaciones anteriores, tenemos diferentes prioridades y también, hemos decidido hacer un análisis profundo sobre quienes queremos de compañía en nuestras vidas: ahí es donde entran nuestros perrhijos.

Aunque el número de personas que mantienen a sus perros fuera de casa; viviendo en azoteas, patios, balcones aún es grande (sobre todo en México y Latinoamérica). Ha incrementado la tendencia de que los perrhijos, sean algo más que simples objetos de entretenimiento y de cuidado para el hogar. 

Perrhijos son parte de la familia
FOTO VÍA PIXABAY

¿Por qué tenemos perrhijos? 

En diferentes medios y publicaciones, se habla de las supuestas razones que nos hacen decantarnos por un perrhijo, en lugar de un hijo humano y principalmente, se toca el tema de la economía familiar. 

En el artículo de un medio español: Sin casa, trabajo o hijos, pero con millones de perros: el boom de las mascotas entre los millennials indica que:

“para los millennials, la situación económica y precaria que se vive en muchos países, ha hecho que esta generación termine retrasando planes como tener un hijo o comprarse una casa.”

Para no irnos tan lejos, tomaremos como ejemplo las tendencias de seguidores de nuestra página: Perrhijos, en la que se revela que:

Un 87% son mujeres, de ese total, 82% son personas sin hijos. Respecto al cambio generacional, la población con interés en perros y gatos es la más joven: el 41% de seguidores tiene entre 25 y 34 años, 29% entre 35 y 44 años, mientras que un 21 por ciento están entre los 18 y 24 años. 

Tan solo en México, el número de mujeres que ha decidido no tener hijos, ha ido en aumento.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), de 1960 a la fecha; la tasa global de fecundidad ha ido a la baja, pasando de siete hijos promedio a dos. Especialmente en mujeres que viven en la ciudad y que tienen una mayor preparación educativa.

las mujeres aman a sus perrhijos
FOTO VÍA PIXABAY

¿Solo es un tema económico?

Tenemos que ser sinceros, y decir que la manutención de un perrhijo en realidad no es de lo más económico. Tan solo en nuestros datos, el 75% de seguidores estima que el gasto mensual para su can, es mayor a mil pesos, lo cual, no considera lo que se paga por vacunas o atención médica.

Pero claro, esto no es ni siquiera equiparable al gasto que se genera por lo menos en el primer año de crianza de un hijo.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), la llegada de un bebé en México cuesta hasta 130 mil pesos desde el embarazo.

Y si hablamos del total anual, tendríamos un gasto aproximado de 240 mil 481 pesos

Aún cuando hemos dado todas esas cifras, no podríamos englobar la decisión en simples estadísticas de la economía, en realidad, se trata de un conjunto de circunstancias biopsicosociales que nos llevan a la decisión de incluir a los animales como parte de nuestra familia. 

Una de las razones con mayor peso, es el vínculo que generan los perros en los humanos. El cual, reside en la mirada entre un dueño y su can; en ambos la cantidad de oxitocina se dispara, similar a los niveles hormonales cuando se mira a un hijo en el caso del ser humano. El perro percibe a su dueño como a su líder, como un miembro más de su manada y por tanto lo considera su familia.

Este vínculo está cargado de valores y sentimientos positivos como el compromiso, la reciprocidad, la lealtad y sobre todo, el amor incondicional.

Los perros despiertan en el ser humano el verdadero significado de estos sentimientos, a veces, imposible de experimentar de humano a humano.

los perrhijos brindan estabilidad emocional
FOTO VÍA PIXABAY

Los perrhijos brindan estabilidad emocional

Este amor incondicional, implica la capacidad de perdonar. Ocasionalmente, se tienen días malos y nuestro comportamiento no es el correcto.

Pero un perro nunca juzga y siempre demuestra lealtad y amor desde la sinceridad más profunda. Siempre te ama sin reproches y celebrando cada encuentro contigo, para ellos no existe la venganza o el rencor.

Esto tiene un efecto sanador en las personas, ya que, ayuda a gestionar mejor la frustración y el enfado. Es decir, ayuda a potenciar la autorregulación emocional.

Es por ello que abrir esta nueva rama en el árbol genealógico, nos permite humanizarnos mucho más y crear una conciencia colectiva, en la cual aprendamos a respetar, incluir y brindar amor a todos y cada uno de los seres vivos que habitamos el planeta. Y por ello, siempre estaremos eternamente agradecidos con nuestros perrhijos.

Simple y sencillamente; nuestros perrhijos crean con sus dueños una unión inquebrantable y una conexión que durará para siempre.

Y cuéntanos, ¿qué es lo que te hace amar a tu perrhijo?


Patrocinadores

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad
6,644SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares