Los perritos sin raza todavía sufrimos

Te puede interesar:

- Advertisement -
- Advertisement -

“¿Qué raza es? Ah, es mestizo. La verdad estaba buscando a un perro de raza. Muchas gracias.” Eso y peores cosas he escuchado a lo largo de mi vida en espera de que alguien me adopte. Es una realidad, los perritos sin raza todavía sufrimos. 

Yo viví los primeros dos años de mi vida en la calle, ya se imaginarán todo lo que padecí: Hambre, maltrato, deshidratación y noches largas debajo de autos o cualquier sitio que encontramos “seguro” para dormir. 

Te puede interesar: Cuando me pusieron un collar me sentí parte de una familia

Un día mi vida tuvo un cambio…

Una buena mujer me recogió de la calle, no estoy seguro de si es mi humana oficial, pero como me alimenta, me lleva al doctor y está al pendiente de mí yo la veo como tal. 

Me llevó a una casa, en ella viven muchos como yo. Conforme los días transcurrieron me di cuenta de que somos un gran grupo en espera de ser adoptados. Eso me puso muy feliz, era una nueva oportunidad para formar parte de una familia.

los-perros-sin-raza-todavia-sufrimos
Pixabay

En nuestra casa hay de todo, perros grandes, chicos, blancos, cafés, mezcla de colores, cachorros, adultos y la gran diferencia entre los que son de raza y los que somos mestizos. 

Los perritos de raza que llegan aquí, se van poco tiempo después, las personas quedan encantadas al instante y los eligen para llevárselos. A mí me da mucho gusto por ellos, pero no voy a negar que siento muy feo al no ser yo el que se va. 

Te puede interesar: Gracias a mi dueño volví a confiar a los humanos

Me pone triste que una mirada no es suficiente, pongo mi mejor sonrisa y no le ponen atención, muestro mis hazañas y me ignoran. Las personas que han llegado a pensar en adoptarme, se decepcionan cuando les confirman que soy mestizo.

Tuve una experiencia que me marcó para siempre:

Mi corazón se rompió cuando una mujer me sostuvo en sus brazos, yo estaba muy emocionado y seguro de que era mi día de suerte. Sin embargo, instantes después me regresó y cargó a un cachorro, obviamente de raza. Ahí perdí todas las esperanzas. 

los-perros-sin-raza-todavia-sufrimos
Pixabay

Por supuesto que no tengo nada en contra de mis amigos de raza, ellos también tienen derecho a ser felices y amados por familias que buscan a un ser de cuatro patas. De hecho es un derecho que todos los perros deberíamos tener.

Te puede interesar: Curiosidades de los perros sin raza

¿Algún día me adoptarán?

Ya no sé cuánto tiempo llevo en espera, ojalá que algún día logre ser elegido para ser parte de una familia. Somos muchos en la lista y padecemos lo mismo. Lo bueno de esta historia es que nos hemos hecho muy amigos y formamos nuestra pequeña manada. 

Lamentablemente todos estamos de acuerdo con la frase: “Los perritos sin raza todavía sufrimos.” Y deseamos con nuestro corazoncito que ya no sea así. 

Patrocinadores

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad
6,644SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares