Amistad entre perros y gatos

“¡Se llevan como perros y gatos!” Es una frase que se escucha a menudo y hace referencia a dos o más personas que no se llevan bien, pues se cree que los perros y los felinos no pueden convivir en un mismo lugar y se consideran enemigos.


¿Será que no puede existir amistad entre un perro y un gato o solo será un mito?
Para que pueda existir una sana convivencia entre estos dos animalitos, para que a ambos se les facilite adaptarse es necesario entender que son muy distintos, tienen diferentes necesidades y características.


Por un lado, a los gatos les gusta la independencia, no es necesario sacarlos a pasear todos los días, con un lugar para hacer sus necesidades y afilarse las uñas basta. En cambio, el perro necesita más atención de sus dueños, es sociable y requiere paseos por lo menos tres veces al día.

Uno de los principales conflictos que podría ocurrir es la territorialidad, ambos animales exigirán un espacio dentro de la casa y también querrán tomar posesión con alguno de los miembros de la familia, esto significa que podría haber agresiones. Cuando son de diferente sexo, los conflictos por el territorio disminuyen.

Unsplash


Según la veterinaria Gema López Aguado, de Barcelona: “En el caso del perro y del gato, en el desarrollo de la conducta social hay un período de socialización especialmente importante, comprendido entre tres y doce semanas de edad para el perro y de dos a nueve semanas de edad para el gato. Esta etapa de socialización es el proceso mediante el cual la mascota se acostumbra  y aprende a reaccionar de manera adecuada frente a otras especies”


Se recomienda que al principio se tengan en lugares separados, principalmente a la hora de comer y de dormir, poco a poco se adaptarán a la compañía del otro y con el tiempo llegarán a ser grandes amigos.


Para este proceso es indispensable que el o los dueños estén al pendiente del comportamiento del perro y del gato, atender sus necesidades y crear un ambiente ameno y adecuado para ambos


Así que, no, no es imposible que los perros y gatos sean amigos, tampoco que convivan en un mismo lugar o compartan cosas.

Fuente: Consumer.es

Anterior

Cuando llega por primera vez un perrhijo a tu vida

Siguiente

Misión de los perros

Aún no hay comentarios, ¡Comienza la conversación!

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *