Nunca he visto a mi humano, pero sé que es el mejor

Te puede interesar:

Soy Manolo, soy un perro feliz que siente que ya está viviendo sus últimos días y quiere dejar testimonio de lo agradecido que está y lo afortunado que se siente por tener un gran humano a su lado.

Se llama Ernesto y tuve la suerte de que me encontrara hace cinco años, no sé como es fisicamente, lamentablemente perdí la vista justo él día en el que nos conocimos, es una triste historia que voy a resumir.

Toda mi vida la pasé en la calle, con hambre, sed, buscando en dónde dormir y todos esos problemas a los que nos enfrentamos los perros callejeros. Nunca tuve suerte con la gente, me tocaba ver que a otros perros se acercaban a saludarlos, a mí solo me pasó en unas cuantas ocasiones.

Unsplash

Casi no se acercaban a acariciarme, mucho menos a darme de comer, si se aproximaban a mí era para burlarse, asustarme o golpearme. Sufrí mucho y es triste decirlo, pero ya estaba acostumbrado, así que mejor huía de la gente.

Aquél día que conocí a Ernesto, unos muchachos se acercaron a mí, eran como cinco, yo intenté correr, pero me taparon el paso. Yo no les hice nada, ni siquiera los conocía, de la nada me empezaron a golpear y a aventarme cosas. No entiendo cómo hay gente sin sentimientos capaz de maltratar a otros seres vivos.

Te puede interesar: Ya Tengo Humano Y Casa También

Fue una experiencia horrible, pero no me atrevo a decir que fue el peor día de mi vida. 

Yo me quedé tirado a media calle, no me podía mover, no veía nada y todo me dolía; después de unos minutos, él llegó, se acercó, pidió ayuda y es lo único que recuerdo.

Unsplash

Cuando desperté no me podía mover y me sentía cansado, yo sentí que abrí los ojos pero no veía nada, no entendía qué estaba pasado y me asusté mucho, empecé a moverme desesperadamente.

Sentí una mano que mágicamente me tranquilizó, una voz de hombre comenzó a hablarme recuerdo exactamente sus palabras: “Tranquilo, todo va a estar bien. Desde ahora no estarás solo, yo te voy a cuidar.” 

Te puede interesar: Humano, Me Despido Agradecido

Después me llevó a su casa, yo estaba muy triste porque no podía ver, me sentía perdido y desesperado. Con el paso de los días, meses y años he aprendido a vivir en estas condiciones. Agradezco infinitamente que Ernesto me haya encontrado, cambió mi vida.

Unsplash

Él me da confianza, no sé cómo es físicamente, pero no es necesario verlo para darme cuenta del corazón que tiene y que es una persona maravillosa. 

Perdí la vista, pero él es mis ojos, perdí la oportunidad de ver paisajes, cosas y personas, pero gané la oportunidad de ser feliz, a veces me pongo triste por cómo fue mi vida, sin embargo, tuve la fortuna de saber lo que es la felicidad y tranquilidad.

Ya estoy grande, y les repito que siento que estoy en mis últimos días. No se preocupen, Manolo se va feliz y satisfecho.

Te amo, Ernesto. 

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

779,681FansMe gusta
5,535SeguidoresSeguir
4,096SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares

¿Por qué mi perro me mira fijamente?

Los que tenemos perrhijos en casa hemos estado en una situación que nos confunde de vez en cuando, nosotros estamos haciendo nuestras...

Todo listo para Perrockeando 2018, música, adopciones, croquetón y bazar

Perrockeando 2018 se realizará el sábado 24 de febrero de 9 a 17 horas en la explanada del Teatro de la Juventud, frente a...

Mini Polanco ya es Pet Friendly

Cherny trabaja todos los viernes en Mini Polanco vendiendo tapetes para que los autos no se lastimen o se llenen de pelo. Este sábado...