La vida de un perro callejero

Cada día despierto en un lugar diferente, la verdad es que ya perdí la cuenta de los días que llevo caminando sin rumbo, seguramente ya pasaron semanas, meses y tal vez años.

¿Cómo llegué a la calle? Es una pregunta que me duele responder, fui abandonado por alguien de mi familia, que, solo la integraban una señora y su hijo.

Él me quería mucho, jugábamos todo el tiempo posible, me daba de comer y me llenaba de amor, yo era muy feliz a su lado. Su mamá nunca me quiso, nunca demostró ni el mínimo interés por mí, me gritaba y regañaba todo el tiempo, no la pasaba nada bien con ella.

Pixabay

Un día, ella estaba actuando muy raro, me sirvió de desayunar y me hablaba, no entendía que me quería decir, después tomó la correa y la puso en mi collar, yo estaba muy confundido, ella nunca me sacaba a pasear.

Te puede interesar: No Quiero Volver A Pelear

Salimos de la casa, caminamos un rato, me quitó la correa, lanzó mi pelota y fui corriendo por ella para devolvérsela, siempre jugaba a eso con su hijo, pero cuando regresé ella ya no estaba.

Unsplash

Estuve dos años viviendo en esa casa, cuando estaba con mi amiguito humano la vida era perfecta, todo este tiempo lo he extrañado, me duele saber que nunca me pude despedir de él y estoy seguro de que sufre por mi ausencia.

Sin duda mi vida cambió, ahora me dedico a tratar de sobrevivir, lo cual significa buscar comida y agua en todos los lugares posibles, huir de la lluvia escondiéndome bajo lo que me encuentre, escapar de las personas malas que no nos respetan, se burlan de nosotros o nos atacan. Casi siempre es así.

Te puede interesar: ¿A Qué Le Tienen Miedo Los Perros?

Pixabay

Hay pocos días en los que no me va tan mal, afortunadamente hay personas que son buenas, me dan de comer o me ofrecen agua y lo que más me llena de alegría es cuando alguien toca mi cabeza y me hace una caricia. Me vuelvo a sentir querido e importante.

No tengo una vida fácil, la calle es triste y cruel, más cuando estabas acostumbrado a un ambiente estable. Por favor no abandonen a sus perritos, ninguno merece sufrir, nosotros estamos dispuestos a amar incondicionalmente.

Anterior

Los perros y las emociones

Siguiente

Maneras de disfrutar la vida según los perros

1 Comentario

  1. abril 11, 2019, 9:57 am — Responder

    interesante gracias !

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *