Repartidor lleva a sus perros al trabajo después de que cerraran la guardería

Te puede interesar:

Esta es la historia de Chorizo y Cocoa, perrhijos de raza salchicha habitantes de Oceanside, Ca. que estaban acostumbrados a una guardería mientras sus humanos trabajaba, pero tuvieron que cerrar el lugar debido a la contingencia sanitaria y, hora, acompañan a su dueño a realizar sus labores.

Daniel Nava, humano de estos perrhijos se dedica a hacer entregas para FedEx y estaba acostumbrado a trabajar solo, nunca se imaginó que algún tendría compañeros de cuatro patas.

Tomó la decisión de llevar a Chorizo y Cocoa a sus rutas de trabajo para que no se aburrieran ni se sintieran solos en casa en lo que la guardería vuelve a abrir sus puertas. Le comentó a su supervisor la propuesta y éste accedió. 

Instagram: @chorizo_cocoa

Al principio estaba un poco nervioso por la seguridad de los peludos, así que tomó todas las medidas necesarias, los viajes los realizan con arnés anclados al asiento para evitar accidentes que pongan en riesgo su vida.

Poco a poco Daniel se sintió más tranquilo y ahora se dedica a disfrutar de la compañía y la diversión que le proporcionan sus dos perrhijos en el trabajo.

Incluso, para que se vieran más profesionales el humano les confeccionó sus propios uniformes de FedEx con algunas camisas viejas y les compró lentes de sol, y al parecer los pequeños lucen felices. 

No cabe duda que los humanos hacen actos de amor por el bienestar de sus perros.

¿Te gustaría recibir paquetería por tiernos repartidores de cuatro patas uniformados?

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

738,351FansMe gusta
5,379SeguidoresSeguir
4,096SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares

Lump, el perrhijo consentido de Pablo Picasso

Por: Tania Calzada Seguramente, tú al igual que muchos de nosotros no sabías que Lump fue el perrhijo consentido de Pablo Picasso, y es que...

Autorizan permiso pagado para cuidar a un perrhijo enfermo.

Dos veces he tenido que correr a la veterinaria con mis perrhijas en brazos, la primera vez por deshidratación y la segunda por envenenamiento....

Cuando llega por primera vez un perrhijo a tu vida

Ya sea por elección, coincidencia o destino, un buen día te topas con un cuadrúpedo peludito que te mira fijamente con...