No quiero despedirme del ser que más amo: Mi perro

Te puede interesar:

Dicen que hay sucesos en la vida que son inevitables y estoy de acuerdo. Algunos de ellos quisiéramos aplazarlos y, en el mejor de los casos, que algo extraordinario pasara para nos libráramos de ellos.

Un acontecimiento que nunca será fácil para los seres humanos son las despedidas, nos da miedo sentir ese vacío que deja la ausencia de los seres que llevamos en el corazón y amamos con toda nuestra alma. 

Existen muchos contextos de los que se derivan las despedidas, en algunos casos existe la posibilidad de volver a ver ese ser, pero cuando hablamos de la muerte cualquier esperanza se extingue.

Te puede interesar: Testamento de un perro para su humana

Pixabay

Mi perro es mi vida entera y temo que el fin de la maravillosa experiencia de compartir nuestras vidas está por venir, él lleva aproximadamente cuatro meses enfermo y en unos días tendré que tomar la decisión más difícil a la que me he enfrentado: Dormirlo y dejarlo descansar.

Tomar esa decisión es un acto de amor, solidaridad y empatía, debo dejar de lado el egoísmo porque sin duda, lo mejor para él es su eterno descanso. Me parte el corazón ver su cara se sufrimiento cada vez que lo inyectan como parte de su tratamiento. 

Pixabay

En mi mente están grabados sus ojos de súplica para que salgamos del consultorio en cuanto entramos, ya sabe el dolor que está por sentir. Ambos estamos cansados física y emocionalmente. La realidad es que aferrarme a mantenerlo a mi lado nos está lastimando a ambos, más a mi pequeño por supuesto. 

Tengo miedo de lo que venga, fueron tantos años teniéndolo cerca y demasiadas aventuras diarias que no sé ahora cuál será mi nuevo rumbo, también tengo miedo a enfrentar la ausencia, ahora la casa se sentirá vacía.

Te puede interesar: Así fue el último día de mi vida

Pixabay

Como ya lo mencioné, aplazar el momento inevitable solamente genera dolor, es como una muerte lenta. Por eso, lo ideal es actuar desde el amor, es decir, pesando en el bienestar y tranquilidad del ser amado, tal vez suene fácil, pero no lo es.

Lo único que me queda es disfrutar a mi pequeño ser de cuatro patas más que nunca, hacer de sus últimas horas las mejores para que ambos nos separemos con una gran sonrisa. El consuelo que me queda es que nuestro amor es tan grande y fuerte que no importa la distancia, siempre nos mantendrá unidos.

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

711,483FansMe gusta
5,240SeguidoresSeguir
4,096SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares

¿Por qué mi perro come pasto?

Todos hemos pasado por esa situación en donde sacamos a nuestro amigo peludo de paseo y se detienen por un buen rato...

Cuando llega por primera vez un perrhijo a tu vida

Ya sea por elección, coincidencia o destino, un buen día te topas con un cuadrúpedo peludito que te mira fijamente con...

Eventón Mascotéalo 2016 CDMX

Los próximos días viernes 24, sábado 25 y domingo 26 de junio de 2016 de realizará, en el Parque de los Venados de la Ciudad...