Cuando adopté a un perro viejito

Te puede interesar:

Nuestra historia comenzó aquel día lluvioso, hace tres meses, yo estaba pasando por un mal momento y decidí salir de casa a dar un vuelta, me importó poco el clima yo necesitaba salir.

Después de varios minutos de caminata me topé con una banca y decidí tomar un descanso, me senté, puse pausa a la música, me quité los audífonos saqué un libro de mi bolsa y comencé a hojearlo. 

De repente me di cuenta que no estaba sola, debajo de la banca había un perrito, estaba dormido, pero se movió un poco y eso llamó mi atención, se veía muy cansado. Cerré el libro, lo metí a mi bolsa y me agaché para ver cómo estaba.

Unsplash

Su mirada tocó lo más profundo de mi corazón, todavía la tengo grabada en mi mente, intenté animarlo a levantarse, pero no lo hizo, supuse que ya estaba grande de edad y era evidente que llevaba mucho tiempo sin comer.

Te puede interesar: ¿Por Qué Es Bueno Adoptar Un Perro?

Decidí ayudarlo, tenía claro que los dos llegamos a esa banca porque debíamos  encontrarnos. Era de tamaño mediano, así que no me costó tanto trabajo cargarlo para llevarlo al veterinario.

Cuando llegamos, el doctor le ofreció comida, lo revisó, me dijo que no estaba del todo bien, me confirmó que era un perro mayor y que tendría dificultades de salud, principalmente por la vida que había llevado en las calles, pero que no todo estaba perdido. Me preguntó si estaba dispuesta a adoptarlo y cuidarlo, yo acepté. 

Unsplash

Después lo llevé a que le dieran un buen baño, esperé por un rato y cuando me lo entregaron se veía guapísimo, me emocioné mucho. Pasamos a comprar comida y unos platos, luego lo llevé a casa y le enseñé cada rincón, él parecía atento. 

Desde la primera noche dormimos juntos, yo ya no me sentía tan mal, el sentimiento de tristeza que había tenido aquella tarde había desaparecido.

Te puede interesar: ¿Qué Necesitas Saber Antes De Adoptar Un Perro?

Con el paso de los días  “Perrito”, así decidí llamarlo, y yo nos fuimos conociendo. Personas cercanas me habían contado muchas experiencias de cuando adoptaron un perro, hablaban de juegos, destrozos y largos paseos. Nada de eso me sucedió.

Perrito estaba grande, sí salíamos a dar paseos, pero la mayor parte del tiempo estaba en casa con él, le compré algunos juguetes, pero no les hizo mucho caso. Es impresionante el cariño que llegué a sentir por él en tan poco tiempo y estoy segura de que él sentía lo mismo por mí.

Unsplash

Como era de esperarse, él empezó a estar enfermo, lo llevaba al veterinario cada tercer día, pero llegó un momento en el que las medicinas ya no podían hacer nada por él. 

Perrito falleció ayer, nos acostamos a dormir como cada noche sin saber que sería la última, él ya no despertó. Cuando me di cuenta de que no respiraba llamé al doctor, pero me dijo que ya no había nada que hacer. 

Escribo estas palabras llorando, me regaló los mejores tres meses de mi vida, fue una gran compañía y estoy segura de que lo voy a extrañar mucho. 

Por una parte me quedo tranquila porque me encargué de que en sus últimos días el fuera feliz, tenía comida, agua, un techo y mucho amor.

Espero que ya esté descansando y que más allá del a

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

780,282FansMe gusta
5,532SeguidoresSeguir
4,096SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares

Cuando llega por primera vez un perrhijo a tu vida

Ya sea por elección, coincidencia o destino, un buen día te topas con un cuadrúpedo peludito que te mira fijamente con...

¿Por qué los perros se alejan de sus dueños antes de morir?

Los humanos que compartimos nuestra vida con perros sabemos la el nivel de alegría que nos hacen experimentar, tenemos miles de recuerdos...

“Amigos Caninos”, la nueva producción de Netflix

Por: Tania Calzada El 16 de noviembre llega a Netflix una nueva serie creada por Gekn Zipper y Amy Berg. “Amigos Caninos”, es una producción...