Me pusieron un collar y me sentí parte de una familia

Te puede interesar:

- Advertisement -
- Advertisement -

“¿Qué es eso que traen los perrhijos en el cuello que pasean felices a lado de sus humanos?” Me preguntaba todos los días. Eran de muchos colores y tamaños, también tenían una pieza pequeña de metal que tampoco conocía su significado. Lo supe hasta que me pusieron un collar y me sentí parte de una familia.

Antes de tener mi collar, ambas dudas eran constantes e importantes, pero una de ellas sobresalía, ¿Por qué no llevaba uno en mi cuello? También tenía cuatro patas, paseaba por el parque, ¿era porque no tenía un humano o humana que me acompañara?

No estaba tan equivocado, después de que me adoptaron comprendí que necesitaba a alguien para que me pusiera un collar y el día que tuve uno en mi cuellito por primera vez jamas lo voy a olvidar. 

Te puede interesar: Collares artesanales para perro

cuando-me-pusieron-mi-collar-me-senti-parte-de-una-familia
Unsplash

¿Cuándo me pusieron un collar y me sentí parte de una familia?

La bonita historia comenzó cuando mi humana me rescató de la calle hace tres años, yo estaba sucio, enfermo y con hambre. Necesité cuidados, atención, medicinas y mucho amor, ella estuvo al pendiente en todo momento.

Cuando me llevó a casa me encontré otro perro, lo primero que noté es que tenía un collar azul. Su nombre es Bruno y es más grande que yo, al principio me dio miedo acercarme por su tamaño, pero con el paso del tiempo nos hicimos mejores amigos.

Collares para perrhijos especiales aquí

Después de unas semanas mi salud fue mejorando, cuando estaba completamente sano sucedió lo que tanto había esperado. Mi humana llegó con algo de color verde y caminó hacia donde estaba.

cuando-me-pusieron-mi-collar-me-senti-parte-de-una-familia
Perrhijos

No lo podía creer, mi colita se movía de un lado a otro y mi corazón estaba feliz; yo me quedé sentadito para que fuera más fácil, solo bastaron unos segundos para tenerlo en mi cuello.

Te puede interesar: Importancia del paseo con correa

¡Era hermoso! Corrí por toda la casa hasta que me cansé, todos estábamos emocionados, además mi collar tenía esa cosita de metal con los datos de mi humana grabados en la parte de atrás y en frente mi nombre “Hans”.

Para mí, tener collar fue un deseo cumplido, siempre lo presumo con orgullo en el parque. Que todos se enteren de los afortunado que soy por tener una familia y una humana maravillosa que cuida de mí y que me ama con todo su corazón.

Ojalá todos los perritos del mundo tengan la misma suerte que yo.

Patrocinadores

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad
6,644SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares