El mejor día del perro: ¡Me adoptaron!

Te puede interesar:

Pensé que me regresaría al refugio después de pasar el día juntos, se supone que solo le regalarían un gran día a casi todos los perritos que viven ahí. En mi caso sucedió algo extraordinario, puedo decir que tuve el mejor día del perro porque recibí un gran regalo, una familia. 

Cada año, el refugio organiza algo especial para celebrar a los más de 50 perritos que viven ahí, en realidad es un gran festejo. Aunque los humanos que trabajan ahí tienen como misión conseguir a humanos que nos adopten, todos ellos se han convertido en nuestra familia. 

Te puede interesar: ¿Qué necesitas saber antes de adoptar un perro?

El festejo del día del perro fue diferente este año, convocaron a personas que quisieran pasar un día con nosotros fuera del lugar. Se tenían que comprometer a cuidarnos, respetar el tiempo establecido, hacernos felices, llenarnos de amor y regresarnos sanos y salvos. 

fue-el-mejor-dia-del-perro-me-adoptaron
Pixabay

Yo estaba muy emocionado, me bañaron y me pusieron más guapo; solo quedaba esperar mi turno en la fila para que me entregaran con mi familia temporal. 

Llegó el momento, era una humana, cuando sostuvo la correa sentí bonito en mi corazoncito y mi cola se empezó a mover. Di mis primeros pasos junto a ella. Wow… Lo que tanto había esperado, estaba a punto de dar un paseo acompañado de alguien especial. 

¿Cómo celebramos el mejor día del perro?

Estuvimos un buen rato en el parque, caminamos, jugamos y ella me platicaba cosas. También me hacía caricias y abrazos; su felicidad era evidente a través de su sonrisa, estaba igual de emocionada que yo. 

Más tarde me llevó a su casa, parecía que ya estaba preparada, había un plato con comida y otro lleno de agua esperándome. Era una experiencia nueva para mí, nunca había llegado a un lugar que tuviera algo especial solo para mí. 

fue-el-mejor-dia-del-perro-me-adoptaron
Unsplash

Después de estar ahí un ratito, llegó el momento de regresarme al refugio. Ella iba triste y yo también. Cuando llegamos, me entregó con una de las personas que nos cuidan, se despidió de mí y se dio la vuelta para encaminarse a la salida. 

Di unos cuantos pasos cabizbajo, había sido muy poco tiempo y demasiado bonito para que fuera una realidad de todos los días de mi vida. Mientras seguía mi camino, escuché un grito: “¡Esperen!” Y una pregunta inmediata: “¿Qué debo hacer para que se quede conmigo y llevármelo a casa?” Los ojos de la humana estaban llenos de lágrimas y yo tuve una gran esperanza. 

Te puede interesar: Me adoptaron y volví a confiar en los humanos

Después de darle unas instrucciones, leer y firmar muchas hojas, así como de responder unas preguntas, le indicaron que me podía ir con ella.

Antes me llevaron a despedirme de mis compañeritos, les deseé la misma suerte para que fueran aún más felices. 

Ahora estoy en casa, por primera vez voy a dormir en una cama y alguien me dirá “Buenas noches”.

Gracias, nueva humana por hacer de hoy el mejor día del perro. A partir de hoy somos familia y mi misión será hacerte feliz cada instante.

Ya te amo. 

- Advertisement -
Patrocinadores

Artículos Relacionados

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad
861,437FansMe gusta
6,617SeguidoresSeguir
7,850SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares