No quería ver cómo te dormían, pero entendí que me necesitabas a tu lado

Te puede interesar:

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

No he dejado de llorar en semanas, no puedo olvidar aquella imagen, cuando tus ojos se cerraron lentamente mientras me miraban, deseaba que lo último que vieras de mí fuera una sonrisa para que te fueras tranquilo, pero fue imposible.

Lo intenté, por eso pedí unos minutos para quedarnos solos y darte tranquilidad, tratando de hablarte y decirte cosas bonitas, hice muchas pausas porque el nudo en la garganta no me dejaba continuar, las lágrimas querían salir de mis ojos, pero no quería que me vieras así. 

Me atrevo a decir que siempre que estábamos juntos, la felicidad no faltaba y mi intensión era que reviviéramos esos momentos y experiencias, quería despedirte de la manera más amena posible, para que te fueras satisfecho por haber cumplido tu misión en esta vida; pero no pude, no me dejaste. 

Te puede interesar: Humana, te cuidaré hasta el final

No quería ver cómo te dormían
Pixabay

Después de decirte todo lo planeado, salí de la habitación sintiendo un vacío en el pecho, me senté en el piso y las lágrimas salían sin control. Ya estaban a punto de dormirte y no tenía el valor de presenciar aquello, por eso preferí salir.

Escuché silencio, creí que ya te habías ido, pero de repente escuché tu llanto, jamás había percibido tanto dolor en ti, el veterinario me pidió que entrara y lo obedecí.

Al darte cuenta de que estaba a tu lado, tu mirada cambió, tus ojos se llenaron de esperanza, y, aunque seguramente, sabías lo que estaba por suceder, me necesitabas a tu lado.

Acaricié tu cabecita, ya no pude decirte nada, mi cuerpo comenzó a temblar, no tenía el valor de verte partir.

No quería ver cómo te dormían
Pixabay

Tuve que se fuerte, comprendí que para ti lo más importante era no sentirte solo y vulnerable.

Recordé que cuando te adopte te dije que iba a estar contigo siempre, en momentos llenos de alegría, de preocupación o de tristeza. No podía ser tan egoísta, no podía traicionarte ni abandonarte. Fue una promesa.

Te puede interesar: Humana, yo me voy, pero tú debes seguir

Me es imposible describir esos últimos segundos que nos vimos, tu mirada era cansada, sin duda era momento de dejarte ir. Mi cuerpo se heló y temblaba. Cuando tus ojos se cerraron por completo abracé tu cuerpo con todas mis fuerzas, el llanto no cesó y no puede evitar gritar.

Jamás había sentido un dolor tan intenso.

Fue el peor momento de mi vida, pero mi prioridad siempre fuiste tú y si me necesitabas a tu lado al dar tu último respiro, ahí debía estar, a tu lado.

- Advertisement -
Patrocinadores

Artículos Relacionados

Comentarios

  1. Hola!
    Yo ese soy por una situación muy similar, mi perro está desahuciado, con insuficiencia renal, un tumor en el bazo, artritis y pues sus 14 años encima. Yo sé que el no quiere irse, me lo dice su Mirada, por eso hago todo lo que puedo para mantenerlo estable y sin dolor. Pero de pensar que tengo que pasar por algo así, se me parte el alma, me tiembla el corazón. Mi mayor debilidad es el, lo amo mucho. Pero no puedo ser egoísta, ahora está estable.

  2. Hace un par de años pasé por lo mismo. Creo que al día de hoy, no podría explicar con palabras el dolor que sentí en aquel momento y el que siento ahora mismo al recordar aquel día. Fue muy duro a mi corta edad tener que ver morir a mi mejor amigo, pero ahora entiendo que hubiera sido muy egoísta de mi parte tener que verlo sufrir solo para que el esté más tiempo conmigo. Te amo, pequeño chest N.

  3. Yo tmb tuve que tomar esa difícil decisión hace poco más de un año y lo sigo extrañando, aún pienso si fue lo mejor pues en sus ojos solo reflejaba su amor y felicidad la estar a mi lado. Aún lo recuerdo y mi corazón se me apachurra, trato de convencerme que fue lo mejor, pues su cuerpo ya no podía con su ser y no quería que sufriera o se lastimará cuando yo no estuviera para cuidar de él 💔🥺 Te extraño tanto MAX 🐶 mi gordito bonito 😭

  4. Hola Eli, me da miedo pensar en ese momento, tengo 4 Dogos Guatemaltecos y una cocker que es rescatada los 5 me dan felicidad y estabilidad emocional pero temo que llegue ese momento más que Draco ha estado conmigo en mis momentos más duros cuando quedé en silla de ruedas

    • Hola, Alberto.
      Los perritos son lo más bonito que nos puede pasar en la vida.
      Lamentablemente no son eternos y tienen una misión que, cuando la cumplen, es su momento de cruzar el arcoíris.
      Lo mejor es aprovechar cada segundo que tenemos con ellos, llenarlos de amor, consentirlos, cuidarlos, ver por su salud y hacerlos muy felices.
      Te mando un abrazo.

  5. Viví la misma situación hace más de un año y aún lloro, porque él era mi todo y yo su mundo, se dormió en mis brazos, escuchando que lo amaba y lo amaría siempre, que se fuera en paz, que la vida no me alcanzaría para agradecerle todo el amor y todo lo bueno que me dió. Sus cenizas están conmigo y su foto sobre la mesita de luz, a mi lado, nadie ocupará su lugar, fue un perro muy especial en mi vida y tuve que tomar la decisión de dormirlo. Ese ha sido el dolor más grande de mi vida.

      • Me has hecho sacar las lágrimas, mi Ginger está por cumplir 9 años con cáncer avanzado, el veterinario ha hecho todo lo posible y me ha dicho que en algún momento podría tener que tomar esa decisión, me aterra pero a la vez sé que si llega el momento tendré que dejarla ir…

  6. gracias !!!! amo a mis hijos perritos es muy difícil pero jamás los he dejado solos cuando tienen que partir , se que algún día estaré con ellos es un dolor muy pero muy fuerte , he leído esta belleza que escribiste ! y no par de llorar gracias a todas estas creaturitas que se adelantaron, y qué hay quien los sms como nosotros!!!!

    • Hola, Tere.
      Ellos viven en tu corazón, te cuidan y agradecen desde el arcoíris.
      Te mando un abrazo.
      Y qué bonito conectar mediante este texto.

  7. No quiero que me llegue ese momento. Se que debo prepararme pero no puedo ni pensar en eso. Mi perrita está en edad avanzada. No puede estar sin mi y solo me dedico a darle mucho amor. Espero que ni ella ni yo suframos tanto cuando llegue ese momento

  8. Hace un mes me sucedió con una labradora negra me acompañó por 16 años, desde que yo tenía 6 años y ella 3 meses. Estuvo en todas las etapas de mi vida hasta pudo conocer a mi hijo. La misión de ella ya había acabado pero le dejo un gran regalo. Su mirada siempre me decía seguir pero esta vez no, su mirada ya me decía que no podía acompañarme más pues la artritis y su problema de cadera la tenían muy malita que ya dejó de caminar, sus medicamentos diarios ya no le ayudaban. Y me tocó dormirla, una decisión que jamás paso por mi cabeza hacerlo pero siempre quise el bienestar de ella, y calidad de vida ya no era eso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad
6,666SeguidoresSeguir
7,850SuscriptoresSuscribirte

Historias Populares